DERECHO INFORMATICO
ARGENTINA

desplegar menu

PRENSA

LA TIMBA DE LAS CRIPTOMONEDAS

Nota publicada en el diario El Cordillerano el 15-05-21

29 de enero. Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, agregó el hashtag #bitcoin a su biografía en Twitter. El simple gesto hizo que el precio del bitcoin subiera un 14%.

29 de enero. Elon Musk, CEO de Tesla y SpaceX, agregó el hashtag #bitcoin a su biografía en Twitter. El simple gesto hizo que el precio del bitcoin subiera un 14%.

4 de febrero. Elon Musk publicó una foto de un cohete con la luna de fondo y luego la palabra "Doge". Poco después, declaró que “Dogecoin es la criptomoneda del pueblo”, produciendo la apreciación de la criptomoneda.

9 de mayo. El magnate se presentó en el programa televisivo humorístico “Saturday Night Live”, donde se le requirió en varias ocasiones que explicase qué era Dogecoin. Tras emular una entrevista en la que Musk hacía el papel de un experto financiero y recitar unos cuantos datos, su personaje acababa admitiendo: "Sí, es un timo". Estas palabras pusieron a la baja la criptomoneda.

11 de mayo. La criptomoneda Dogecoin saltó de USD 0,46 a USD 0,54 después de que Elon Musk preguntó en su Twitter si Tesla debía aceptar la criptomoneda como forma de pago.

12 de mayo. Bitcoin cae alrededor del 12% después de que Elon Musk tuiteara que Tesla no lo aceptará como pago.

Estos últimos acontecimientos que rodearon a la misma persona, Elon Musk, reflotaron cuestionamientos sobre la confianza y la situación real de las criptomonedas.

La vara con que se juzgan las criptomonedas no es la misma con que se miden otros activos. ¿Acaso estas fluctuaciones no suceden con las acciones de las empresas?

El 9 de noviembre de 2020, las acciones de Pfizer subieron un 17% luego de anunciar la efectividad de su vacuna contra el COVID-19. El 16 de noviembre, apenas una semana después, las acciones de Pfizer cayeron después de que Moderna afirmó que su vacuna era más fácil de distribuir. El pasado 6 de mayo, cayeron nuevamente las acciones de Pfizer, tras el apoyo de Estados Unidos a la liberación de patentes de las vacunas contra el COVID-19.

Estos recientes vaivenes que sucedieron con las acciones de Pfizer nos permiten entender y recordar que cuando estamos en presencia de activos financieros las noticias o los rumores hacen fluctuar su cotización. Siempre ocurrió eso, basta recordar la leyenda de Nathan Rothschild.

La novedad y la desconfianza hacen que las criptomonedas sean constantemente juzgadas. Se las acusa de sus fluctuaciones, de los malos usos que podrían hacer los delincuentes, de las estafas que las ponen siempre en el ojo de la tormenta. Todos los males del mundo parecen descansar en las criptomonedas.

Lo cierto es que la cotización de las criptomonedas fluctúa, como la de cualquier activo financiero. Quienes invierten en criptomonedas asumen los riesgos que esa inversión genera, ni más ni menos. Todos sabemos, hasta los más neófitos, que existen inversiones de riesgo alto y más conservadoras. Nadie obliga a nadie a entrar al mercado de las criptomonedas.

Además, también es verdad que a ninguno de nosotros se nos ocurriría invertir en la bolsa de valores sin asesoramiento profesional. ¿Por qué las personas no hacen lo mismo con las criptomonedas? 

Para concluir, me gustaría reafirmar que las criptomonedas son activos digitales, pero activos al fin.


Compartir en:


FORMAS DE PAGO:
Contamos con las más variadas e innovadoras modalidades de pago:



Tarsis - Diseño Web